Vacaciones y familia

Posted on 3 agosto, 2018 · Posted in VIDA SALUDABLE

Hola de nuevo a todos,

¡Ya llegó la época de las vacaciones!

Y el tiempo libre para disfrutar de la familia. Posiblemente tengáis algún familiar que padezca la enfermedad de Alzheimer, por eso hoy hemos escogido este tema, para introduciros en esta enfermedad y poder entenderla mejor.

“La enfermedad de Alzheimer es un trastorno neurodegenerativo que provoca el deterioro de la memoria, el pensamiento, la conducta, y la pérdida de autonomía en las actividades habituales de la vida diaria.”

El Alzheimer es irreversible y acostumbra a desarrollarse lentamente y en tres fases:

  • Fase leve. Los primeros síntomas suelen ser las alteraciones de la memoria, como olvidos y dificultad para retener la información.
  • Fase moderada o grave. Más adelante hay afectaciones del lenguaje (pérdida de vocabulario y comprensión) y de la capacidad de orientación (confusión de lugares y fechas). También aparecen dificultades para manipular objetos de uso habitual, vestirse adecuadamente, escribir o dibujar, mantener la atención e inhibir emociones o comportamientos inapropiados.
  • Fase avanzada. La persona afectada pierde la capacidad de hablar, entender, andar, comer o lavarse, presenta incontinencia urinaria y fecal, y puede llegar a no reconocer algunos de sus familiares más cercanos.

Además de estos síntomas e independientemente de la fase de la enfermedad en que se encuentren, muchas personas con Alzheimer desarrollan trastornos del comportamiento y del estado de ánimo, llamados síntomas conductuales y psicológicos de la demencia. Los más comunes son el delirio, las alucinaciones, la agitación, la agresividad, la depresión y el insomnio. Estos síntomas son los que provocan un impacto más serio en el bienestar del paciente, del cuidador y del entorno familiar. Acostumbran a ser transitorios y muchas veces mejoran con el tratamiento.

Actualmente no existe ninguna medicación que pueda curar la enfermedad del Alzheimer. Los fármacos disponibles tienen como objetivo preservar las habilidades de la persona afectada, minimizar los trastornos del comportamiento, retardar la progresión de la enfermedad y mantener la calidad de vida.

Si vuestro familiar se encuentra en la fase leve, podréis viajar y aprovechar el verano en familia, en las demás fases no es aconsejable cambiarles los hábitos diarios.

¡Que paséis un feliz verano en familia!